Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

El tratamiento con plasma rico en plaquetas( PRP), también llamado tratamiento con factores de crecimiento plaquetario, es perfecto para reducir los signos de envejecimiento en la piel o para tratar las marcas de acné.

¿Qué es el tratamiento de plasma rico en plaquetas?

Como decíamos al principio, el tratamiento de plasma rico en plaquetas sirve para atenuar los signos de envejecimiento y las marcas del acné. Se realizan pequeñas infiltraciones en la piel de esta sustancia, que se extrae de la sangre de cada paciente. Para lograrla, se centrifuga la sangre extraída y se separa de ella el plasma. Del cual se consigue el plasma rico en plaquetas.

Este tratamiento favorece la regeneración celular, que ayuda a retrasar el envejecimiento de la piel. La ventaja es que al utilizar una sustancia que pertenece al cuerpo del paciente los resultados son óptimos. También son excelentes los que se alcanzan al tratar el acné.

Dependerá del tipo de piel, de la edad del paciente y de su sexo, el número de sesiones necesarias, así como su duración y frecuencia.

Ventajas del tratamiento con plasma rico en plaquetas

Además de lo comentado hasta ahora, el tratamiento con plasma rico en plaquetas tiene la siguientes ventajas:

Estimula la producción de elastina y colágeno.

Reactiva ciertas funciones que resultan vitales para la piel.

Es una sustancia extraída del cuerpo del paciente, por lo tanto se consigue que no exista ningún tipo de rechazo o efecto secundario. Tampoco se dará ninguna clase de alergia.

Se logra una piel más luminosa y vital, con mejor tono y grosor, y con una mayor elasticidad.

Ayuda a renovar las células de la piel.

¿Cómo se realizar el tratamiento con plasma rico en plaquetas?

Aunque ya te hemos mostrado algunos aspectos del tratamiento, a continuación conocerás de manera esquemática cómo se utiliza el plasma rico en plaquetas:

1. Se extrae la sangre del paciente. En primer lugar se desinfecta la zona en la que se va a proceder a extraer la sangre, lo habitual es que se utilice el antebrazo.

2. Se centrifuga la sangre. La sangre obtenida se centrifuga a unas 3000 revoluciones por segundo, durante unos 10 minutos.

3. Se aplica el tratamiento. Una vez que se ha conseguido el plasma rico en plaquetas, se inyecta a nivel intradérmico. El lugar elegido será aquel en el que se encuentren un mayor cantidad de células funcionales de la piel. Si sobra algo de plasma, se puede inyectar en la epidermis para estimular la zona.

Solo un profesional especializado en este tipo de tratamientos puede determinar cómo se debe aplicar para conseguir los resultados deseados.

1ª consulta gratuita con tu Dentista en Alicante

Ven ahora a la Clínica Dental de Alicante Fidentzia y disfruta de tu primera consulta gratuita.