Extracciones

Lo ideal sería mantener todas las piezas dentales a lo largo de la vida adulta, pero por desgracia no siempre es así. La intervención que se realiza para retirar una pieza se denomina exodoncia. A continuación, te mostramos cuándo son necesarias las extracciones dentales y cómo se realizan.

¿Por qué se realizan extracciones dentales?

Existen diferentes razones para extraer una pieza dental, en la mayoría de los casos se encuentran relacionadas con un daño irreparable que ha sufrido la pieza en cuestión. Estos son las principales causas de exodoncia:

Mal estado. La razón más habitual para extraer una pieza dental es que se encuentra en mal estado, no se puede reconstruir y, si no se retira, puede provocar algunas consecuencias de cierta gravedad. Nos referimos a enfermedades en las encías o infecciones.

Caries avanzadas. En algunos casos el problema es una caries tan avanzada que su tratamiento no va a permitir mantener la pieza en la boca.

Fracturas. Debido a diversos problemas, el diente o la muela ha tenido tantas fracturas, o de tal consideración, que ya no es posible que sea reconstruido.

Enfermedad periodontal grave. Este padecimiento puede llevar a que un diente o muela se mueva, lo que hará necesario quitar la pieza.

Pieza incompleta. Algunas piezas, sobre todo las muelas del juicio, no llegan a salir del todo, por lo que se debe proceder a su retirada.

Quistes o tumores. A veces la pieza afectada lleva adherida un quiste o tumor, y por eso hay que extraerla.

Por supuesto, las piezas no se retiran sin más. Antes se trata por todo los medio de salvarla, aplicando diferentes tratamientos.

Clases de extracciones dentales

Las extracciones dentales se efectúan siempre con anestesia local. Son intervenciones sencillas, que tiene una recuperación rápida y sin apenas complicaciones. Pueden conllevar algún dolor intenso las horas siguientes a la intervención, que se trata con analgésico, y es raro que se infecte la zona afectada.

Hay tres clases de extracciones dentales:

Extracción simple. Se utiliza fórceps y en ocasiones se tendrá que realizar un pequeño corte, o más en la encía.

Extracción de raíz. Si la corona del diente ha sufrido daños, será necesario llevar a cabo una incisión en la encía del paciente, si la corona está debajo de la misma. En estos casos hay practicar también una mínima sutura.

Extracción de diente incluido. Se hace necesaria cuando la pieza no ha llegado a erupcionar por completo. Se realiza una pequeña incisión en la encía y después se extraer la pieza. Suele ser preciso eliminar cierta parte del hueso o romper el diente para poder sacarlo.

Antes de extraer una pieza es posible que debas tomar antibiótico para prevenir una infección provocada por los propios gérmenes de la boca. Además es bueno evitar el alcohol, y si fumas, dejar de hacerlo o reducirlo al máximo, de esta forma la boca estará más limpia.

Extraer una pieza dental es una intervención sencilla, así que no la afrontes con miedo.

1ª consulta gratuita con tu Dentista en Alicante

Ven ahora a la Clínica Dental de Alicante Fidentzia y disfruta de tu primera consulta gratuita.