Elevación de Senos Maxilares

La elevación de senos maxilares es una intervención quirúrgica que pertenece a la implantología dental. Es una técnica que se utiliza cuando un paciente no cuenta ni con el volumen ni con la altura ósea necesarios en la zona del maxilar superior para colocar un implante.

¿Qué es la elevación de senos maxilares?

La elevación de senos maxilares es una técnica que emplea las dos cavidades que se encuentran a ambos lados de las fosas nasales. Lo que hace es elevar la membrana que separa el seno maxilar, con el fin de introducir una mayor cantidad de masa ósea. El objetivo es que después se pueda colocar el implante sin dificultad.

Se utiliza un hueso artificial fabricado con diferentes biomateriales que imitan la funcionalidad de la masa ósea. Se introduce en el espacio que existe entre el seno maxilar y la membrana, para conseguir que se integre con el hueso del paciente. De esta forma se logra incrementar el volumen óseo. A lo largo de unos seis meses ese hueso artificial se va reabsorbiendo por el propio hueso natural.

Así se consigue un aumento del hueso disponible en las partes de la mandíbula en las que el paciente ha sufrido una pérdida ósea considerable, si no se hiciera resultaría imposible fijar los implantes de la manera adecuada. Por lo tanto, algunas personas que habían perdido la esperanza de poder optar a una cirugía de implantes gracias a este tratamiento logran recuperarla.

Otra ventaja que presenta esta técnica es que aumenta las posibilidades de éxito al colocar un implante en la parte posterior del maxilar superior, que es una zona especialmente delicada. De hecho, es la más problemática a la hora de realizar un implante. ¿Por qué ocurre esto? Porque se trata de una área en la que se pierden dientes de manera prematura con frecuencia.

Como consecuencia de lo que estamos comentando, es habitual que se pierda hueso de manera progresiva y que por lo tanto se carezca de la altura ósea necesaria para garantizar un resultado exitoso cuando se realiza un implante.

Hay que tener en cuenta que la elevación de senos maxilares se realiza por medio de una pequeña intervención quirúrgica, en la que se emplea anestesia local.

¿Cuándo se coloca el implante después de la elevación de senos maxilares?

Una vez que se ha colocado el injerto óseo será preciso esperar seis meses a que las células del hueso reabsorban el material utilizado. Pero en algunos casos es posible colocar el implante al momento, cuando el paciente tiene como mínimo cuatro milímetros de hueso natural. Por supuesto, será el especialista el que decida cuál es el mejor momento.

Sin duda, un tratamiento que puede ser la solución que buscan muchos pacientes.

1ª consulta gratuita con tu Dentista en Alicante

Ven ahora a la Clínica Dental de Alicante Fidentzia y disfruta de tu primera consulta gratuita.