Toma el sol y tus dientes lo agradecerán

La luz solar puede aportar muchos beneficios al organismo. Uno de ellos está relacionado con los huesos. Tomar el sol unos minutos al día será de gran ayuda para que tus dientes estén más fuertes y sanos. Te explicamos la relación que hay entre el sol y la buena salud bucal.

Tomar el sol fortalece los dientes

Los huesos necesitan calcio para estar fuertes y sanos. El calcio se puede obtener de manera natural de algunos alimentos de origen animal o vegetal, como la leche, el pescado, las verduras de hoja verde y algunas legumbres.

El cuerpo no sintetiza el calcio de los alimentos directamente. Para integrarlo en el organismo es necesaria la vitamina D. La mejor manera de obtenerla es tomando el sol. Los rayos solares que recibe la piel se transforman en esta vitamina. Con unos pocos minutos al día, nunca más de 15, es más que suficiente.

La vitamina D que se produce al tomar el sol sintetiza el calcio. Ahora, el calcio pasa a las células encargadas de producir masa ósea. Los huesos que reciben suficiente cantidad de calcio tienen una masa mayor y son más resistentes.

Otras formas de obtener calcio

Si no se recibe tanto sol como se necesita, es necesario complementar la deficiencia con alimentos que contengan una parte de esa vitamina. La mayoría de los pescados azules, algunos productos cárnicos y la yema de huevo, la contienen. Estos son insuficientes por sí mismos, pero actúan como una ayuda complementaria.

Si con estos complementos naturales no se consigue llegar a la cantidad suficiente, hay que utilizar complementos procesados. Hay productos que vienen enriquecidos con la vitamina y también se venden pastillas en farmacias y herbolarios.

Qué más hay que hacer para tener dientes sanos

Para tener unos dientes sanos hay que tener presentes más cosas. Además de una buena alimentación, es necesario mantener una adecuada higiene bucal. El cepillado después de cada comida es necesario para mantener la boca limpia. Gracias a esto se evita que las bacterias prosperen y que ataquen a los dientes.

Otra de las cosas que hay que hacer es mantener una buena alimentación. Algunos alimentos son potencialmente peligrosos para los dientes y otros muy beneficiosos. Un equilibrio en la alimentación ayudará a mantener la boca sana.

Las revisiones periódicas por un odontólogo son imprescindibles. En Fidentzia tenemos los mejores profesionales. Pueden revisar tus dientes, recomendarte los mejores cuidados y mostrarte tratamientos para que tu boca esté siempre sana.