¿Por qué se me desgastan los dientes?

Existe la creencia de que el desgaste de los dientes se produce por la acción de masticar.

Nada más lejos de la realidad, si bien existe un desgaste fisiológico con el paso de los años, la principal causa de desgaste es por diferentes causas al mero hecho de masticar.

Teniendo en cuenta que cuando comemos, los alimentos se interponen entre nuestros dientes, no hay posibilidad de que estos se desgasten por este hecho.

A menos que los alimentos sean tan duros que provoquen la fractura de estos, pero no desgaste a largo plazo.

La causa principal de desgaste de los dientes es debido a una mal posición de los mismos, ésta mal posición ocasiona interferencias dentarias que a la larga provoca lesiones en nuestros músculos y dientes.

Nuestro cerebro, intentando conseguir una correcta posición y armonía en nuestra mordida, acciona un mecanismo al que llamamos bruxismo.

Existen dos tipos de bruxismo, uno por rechinamiento de los dientes y otro por apretamiento.

Cuando el bruxismo es por apretamiento se originan fracturas de los prismas del esmalte a nivel del cuello de los dientes, cerca de la encía, que se suele confundir con desgaste por fricción con el cepillo de dientes.

Un cepillo dental no tiene la fuerza como para crear estos desgastes que en muchos casos pueden ser bastante profundos, como mucho podríamos lacerar las encías, pero no ocasionar este desgaste de un tejido tan duro como el esmalte dentario.

Por otro lado tenemos el bruxismo por rechinamiento que ocasiona desgastes completamente diferentes a los anteriormente descritos, en este caso los desgastes son en la parte oclusal de los dientes, es decir, en la parte por la que mordemos, el efecto de vaivén que se ejerce sobre causa un desgaste en prácticamente todos los dientes haciendo que perdamos altura en nuestra mordida, a esto se le conoce como Dimensión vertical.

Cuando perdemos la dimensión vertical, o altura de nuestra mordida, los músculos empiezan a estar en tensión constante lo que origina dolores musculares en la zona orofacial que suelen ser bastante molestos, también puede llegar a comprometer nuestra ATM o articulación témporo-mandibular pudiendo llegar a provocar dolores verdaderamente invalidantes.

¿Cómo se diagnostica?

En la clínica dental Fidentzia de Alicante le hacemos un diagnóstico exhaustivo que consta en hacer un estudio de oclusión para buscar la causa y con ello la solución.

La solución normalmente es:

  • Reposición: Reponer piezas ausentes mediante colocación de prótesis.
  • Recolocación: Alinear las arcadas dentarias mediante ortodoncia.
  • Extracción: En caso de piezas dentarias mal colocadas como muelas del juicio, hay que extraerlas.

La meta es conseguir alinear ambas arcadas y recuperar el tejido dentario perdido para nivelar la Dimensión Vertical, para esto muchas veces es necesario colocar coronas de recubrimiento parcial o total en los dientes.

Los dientes tienen una función de grupo donde los caninos (comúnmente colmillos) tienen un papel protagonista, si los caninos pierden su altura natural se pierde la conocida como guía canina con ello la función de grupo y la protección que los caninos le dan al conjunto de los dientes.

Las conocidas férulas oclusales ayudan bastante cuando las llevamos puestas, pero para una persona que trabaja es difícil utilizarla durante el día, por lo que sólo se mandan utilizar por la noche que es cuando el paciente suele bruxar más, pero esta acción no es sólo nocturna sino que también bruxamos durante el día de forma inconsciente son los conocidos movimientos parafuncionales, por ello la solución más efectiva es la fija donde el paciente no tiene que retirarlo en ningún momento.

En la Clínica Dental Fidentzia de Alicante le indicaremos el tratamiento más adecuado en cada caso.