La revisión dental como método de prevención

Una revisión dental rutinaria cada seis meses es el mejor método de prevención de las molestias provocadas por las caries o los desplazamientos de dientes.

La mayoría de nosotros esperamos hasta el último momento, cuando ya no podemos soportar más el dolor, para acudir al dentista. Sin embargo, esto no es nada recomendable ya que muchas veces podemos hacer que el problema, que inicialmente era pequeño, se complique e incluso que en alguna ocasión tenga una solución drástica. Por ello, para mantener una salud de hierro en nuestros dientes es importante que no solo acudamos a la clínica cuando nos duela la boca sino que anualmente hagamos de una a dos revisiones que nos ayudarán a detectar posibles problemas incluso antes de que se produzcan, minimizando así el daño causado por los mismos. Pero vayamos por partes, vamos a explicarte para qué sirven las revisiones dentales y en qué consisten.

¿Quieres hacerte una revisión?

Primera cita gratis sin compromiso.

En Clínica Fidentzia somos defensores de la prevención como mejor terapia.

¿Para qué sirve una revisión rutinaria dental?

La salud dental es algo a lo que no solemos darle demasiada importancia, incluso priorizamos la parte estética del diente que la calidad del mismo. Solo cuando perdemos alguno o sufrimos una dolencia que realmente nos afecta en nuestra vida cotidiana es cuando nos damos cuenta de lo valioso que es tener una boca saludable.

Morder, sonreír o hablar son actividades que desarrollamos con total normalidad a lo largo del día y además son esenciales para comunicarnos y alimentarnos además de afectar directamente a nuestra autoestima.

Debes saber que muchas de las enfermedades bucales más comunes no presentan síntomas previos por lo que no es hasta que están avanzadas que la persona se percata de ello. También es común que confundamos síntomas de enfermedades con malestares puntuales y acabamos por no darles importancia hasta que las consecuencias son irreversibles.

Desde la Clínica Fidentzia somos defensores de la prevención como mejor terapia y por eso siempre recomendamos acudir al dentista cada seis meses o un año.

¿En qué consiste?

Cualquier revisión de dientes debe comenzar con el repaso de la historia clínica del paciente. De esta forma el odontólogo comprueba los antecedentes para tener en cuenta cualquier eventualidad. A través de la exploración bucal, compara la situación actual de la boca con la de la anterior consulta.

En el caso de que se encuentren cambios o para tener una mejor percepción de la boca, el odontólogo puede realizar una radiografía dental. Esta placa hace posible diagnosticar cualquier situación anómala.

Con los datos recogidos durante el examen se procede a realizar un diagnóstico. Este es el momento en el que el paciente deberá asegurarse de contarle cualquier sensación extraña que sufra en la boca al odontólogo. Si se ha encontrado alguna enfermedad bucal el diagnostico irá acompañado de un tratamiento detallado.

No es común pero sí probable que, durante la revisión dental, se detecten bultos o tejidos blandos en la boca. Estos pueden ser totalmente benignos o unos primeros síntomas de cáncer. Al detectarlos el odontólogo solicita una biopsia de la zona y dependiendo de los resultados el dentista realiza un plan de acción o un plan de prevención, según se hayan encontrado o no células cancerosas.

Ahora ya conoces la importancia de realizar estas revisiones pero seguramente sigas teniendo ciertos prejuicios sobre las mismas que son totalmente erróneos, hoy en el blog de Fidentzia los desmontamos. Estos son los más comunes:

  • Se cree que estos reconocimientos dentales son dolorosos pero no es así. Se trata de exámenes visuales que no implican ningún daño o malestar.
  • Se suele afirmar que solo los niños y las personas mayores deben hacerse estudios dentales periódicos pero todas las personas debemos hacérnoslos. Que en estas edades seamos más proclives a experimentar enfermedades bucales no significa que los adultos estén exentos de ellas.
  • Estas exploraciones dentales no son caras. Más allá de que la salud no tiene precio hay una gran variedad de opciones a la hora de realizar estos exámenes para que todos los bolsillos puedan permitirse tener una boca totalmente saludable.

Aquí el dicho popular ‘’más vale prevenir que curar’’ cobra todo su sentido. Si quieres lucir una sonrisa de diez y mantener una dentadura sana en Clínica Dental Fidentzia podemos ayudarte a conseguirlo.