Halitosis, mal de muchos consuelo de tontos.

Hoy hablaremos de la halitosis, un problema muy desagradable  que causa mucha preocupación en un gran porcentaje de la población.

La halitosis tiene mucho que ver con nuestros hábitos alimenticios, si ingerimos alimentos con olores fuertes como ajo y cebolla crudos, lo normal es que nuestro aliento no huela a rosas.

¿Problemas por el mal aliento?

Primera cita gratis sin compromiso.

La solución a la halitosis la tienes en la Clínica Dental Fidentzia.

Debemos tener unos hábitos de higiene rigurosos sobre todo antes de ir a la cama ya que estaremos muchas horas sin comer y sin producir saliva, hay que tener en cuenta que este problema se agudiza cuando la  boca está seca.

La digestión empieza en la boca con la masticación y la producción de saliva, cuando no comemos, hay menos producción de saliva, por eso largos períodos de ayuno provocan halitosis. Se recomienda comer cada 4-5 horas para mantener una buena producción de saliva, además de que el tabaquismo o ingesta de alcohol desde luego no ayudan a solucionar el problema de la halitosis.

Para combatir la halitosis, primero descartar que se tenga algún problema a nivel sistémico (suelen ser los menos habituales).

Eliminar las caries, sarro, descartar problemas de piorrea, una dieta equilibrada a base de verduras y frutas, una buena higiene oral, si lleva prótesis, asegurarse que están bien ajustadas, que los empastes están bien.

Si una vez revisado todo esto, continúa teniendo mal aliento, entonces es el momento de hacerse un chequeo a nivel sistémico para descartar otro tipo de dolencia.

Utilizar la seda dental y limpiar bien la lengua después del cepillado de la noche elimina muchos restos de comida que sino se descomponen entre nuestros dientes causando ese desagradable olor y sabor.

Una prótesis o un empaste con 8 o 10 años, probablemente esté para cambiar porque su ajuste ya no es el del principio.

En la clínica dental Fidentzia de Alicante estaremos encantados de atenderle y darle nuestro mejor diagnóstico.

Foto Flickr bajo licencia C.C.