¿Qué debes saber sobre la profilaxis?

¿Has oído en alguna ocasión el término profilaxis?

Lo cierto es que es la denominación técnica de la comúnmente conocida como limpieza.

Los especialistas recomiendan hacerse dos limpiezas dentales al año y aunque todos buscamos tener una boca limpia y sana, la verdad es que la mayoría no acudimos al dentista con regularidad y no nos realizamos los cuidados que necesitan nuestros dientes.

Aunque pensemos que las limpiezas bucales solo eliminan las manchas o el color amarillento de nuestros dientes, en realidad lo que hacen es prevenir enfermedades ya que eliminan el sarro que se acumula en las encías o en el cuello de los dientes. El sarro es una acumulación de bacterias que se forma con rapidez y pasado un tiempo no es suficiente con cepillarse los dientes para eliminarlo, la única forma de quitarlo es mediante una limpieza bucal.

El sarro es muy perjudicial para nuestra salud además de resultar antiestético y ser uno de los principales causantes de que nos salgan caries. Este también está asociado a un mayor riesgo de pérdida de piezas dentales y a otras patologías como la demencia, enfermedades cardiovasculares o complicaciones de la diabetes. Además, la más que conocido gingivitis también viene causada por el sarro ya que nuestro sistema inmunitario intenta combatir las bacterias con inflamación y sangrado.

Pero, todos nos preguntamos, ¿las limpiezas bucales desgastan los dientes? Bien, si se realiza correctamente, la limpieza bucal no daña el esmalte. Actualmente se realizan con unas puntas ultrasónicas que no rayan ni estropean la superficie del diente. Por esto, podemos hacernos las limpiezas que sean necesarias, siempre bajo la supervisión de un profesional, sin preocuparnos por dañar nuestros dientes.

¿Duele? En ocasiones puede resultar molesta, sobre todo si tenemos las encías o dientes sensibles, tanto en el tratamiento como en los días posteriores pero no duele. Lo importante es que acudas a un dentista de confianza y no a uno porque “sea más barato” ya que algo rutinario puede derivar en complicaciones como infecciones y enfermedades si no se realiza correctamente.

¿Cómo se hace la limpieza bucal? Se realiza con un instrumento de ultrasonidos que elimina la placa de la superficie de los dientes. Especialmente en la parte que se encuentra entre la encía y el diente. Después se quita el sarro acumulado debajo de las encías. Muchas veces, el dentista utiliza un chorro de agua a presión para eliminar las manchas de los dientes. Después se pulen los dientes con una pasta especial y se acaba el proceso aplicando una fluorización. También se aplica un gel antiinflamatorio para evitar molestias mayores en las encías.

Recuerda que los únicos autorizados para realizar el tratamiento de profilaxis son los dentistas e higienistas colegiados. Desde Clínica Dental Fidentzia te recomendamos que, ante todo, acudas siempre a un especialista de confianza.