Cepillo normal VS. cepillo eléctrico

¿Cepillo normal o cepillo eléctrico? ¿Por cuál debo optar? Seguro que te has hecho esta pregunta en más de una ocasión.

El cepillo de dientes manual ha sido durante muchos años el mecanismo perfecto para la limpieza diaria de la boca. Pero hoy en día esto ha cambiado. Existen cepillos eléctricos que pueden proporcionar una mejor limpieza que el cepillo convencional. Te explicamos cuáles son las razones para hacer esta afirmación en esta comparativa entre el cepillo normal vs. cepillo eléctrico.

Cepillo normal vs. cepillo eléctrico, cuál es mejor

Desde su llegada, el cepillo eléctrico ha creado controversia en cuanto a si realmente era eficaz y bueno para nuestra boca. Hoy en día ya no quedan dudas. Siempre y cuando sean de calidad, los cepillos eléctricos son una elección más adecuada para la higiene bucal. Estas son las razones:

  • Rotación. El mejor movimiento para una correcta limpieza de los dientes es con movimientos circulares. Hacerlo así garantiza que se abarque una mayor parte y que los restos de comida se desprendan del diente más fácilmente. De esta manera no se acumula placa, causante de la gingivitis y, en muchos casos, de la halitosis.
  • Control de presión. Es muy importante controlar la presión que se ejerce en el cepillado de los dientes. Una excesiva presión puede causar heridas y ser insuficiente para una buena limpieza. Los nuevos cepillos eléctricos están preparados para que, dependiendo de la zona que se cepille, la presión no cause ningún daño en las encías.
  • Velocidades. Mantener una velocidad adecuada para realizar los movimientos circulares es muy complicado de manera manual. Gracias al cepillo eléctrico es más fácil tener un control sobre este de la rotación. A esto se suma el que se puede controlar la velocidad para adaptarla a la necesidad de cada cepillado en concreto.
  • Temporizador. Es recomendable que los cepillados sean de al menos dos minutos, aunque en el caso del cepillo eléctrico se puede reducir. Esto no es un problema gracias a los temporizadores que ya traen muchos cepillos eléctricos. Lo programas, te cepillas y el solo se detiene al llegar al final.
  • Tiempo. El tiempo de cepillado puede reducirse si se utiliza un cepillo eléctrico. Los movimientos de estos cepillos son más rápidos que los que se pueden hacer manualmente, por lo que se puede rebajar el tiempo dedicado a cepillarse los dientes.
  • Cabezales intercambiables. Los distintos cabezales que se pueden intercambiar son adecuados para utilizar en distintos momentos. Por ejemplo, se puede poner uno de cerdas más suaves cuando se tiene alguna irritación o malestar bucal y uno con las mismas más duras para cepillados normales.

Ahora ya conoces todas las ventajas de utilizar un cepillo eléctrico. Sin embargo, hay diferentes tipos, dependiendo del fabricante. Por este motivo es conveniente que consultes a tu dentista antes de comprar uno. En Clínica Dental Fidentzia podemos ayudarte.